Productos de tejidos

PROGENITORES HEMATOPOYÉTICOS

Los progenitores hematopoyéticos son las células a partir de las cuales se generan las células sanguíneas. Este proceso, denominado hematopoyesis, tiene lugar fundamentalmente en la médula ósea de muchos de nuestros huesos. En determinadas situaciones patológicas (p.ej leucemias, metástasis medulares, tratamiento con quimioterapia, etc) la hematopoyesis puede estar dañada y ser necesario un trasplante de progenitores hematopoyéticos.

El llamado trasplante de médula ósea es en realidad un trasplante de progenitores hematopoyéticos. Los progenitores hematopoyéticos se pueden obtener de tres formas: 1) Extrayendo médula ósea del interior de los huesos que la contienen, 2) Movilizando los progenitores hematopoyéticos de la médula ósea a la sangre periférica y obteniéndolos mediante un procedimiento conocido como aféresis y 3) también del cordón umbilical. El objetivo es obtener los progenitores hematopoyéticos (conocidos como células madre) que tienen la capacidad de implantarse en la médula ósea de un paciente y recuperar la hematopoyesis sana. El trasplante de progenitores hematopoyéticos es un procedimiento mediante el que se intercambia la médula ósea de un paciente por una médula ósea nueva, ya sea del mismo paciente (trasplante autólogo) o de otra persona (trasplante alogénico). El trasplante alogénico tiene a su vez distintas variedades según el donante y la similitud del sistema HLA (del inglés Human Leukocyte Antigens: Antígenos Leucocitaris Humanos). Cuando el donante es un hermano gemelo univitelino se denomina trasplante singénico; cuando el donante es un familiar HLA idéntico se denomina trasplante alogénico de hermano HLA idéntico; cuando el donante es un familiar que comparte un solo haplotipo del sistema HLA se denomina trasplante haploidéntico, y el donante es un familiar cualquiera (padre, madre, hermanos, primos...) que comparte solo la mitad de los genes implicados en el sistema HLA; cuando el donante es un donante no emparentado se denomina trasplante de donante no emparentado. Es importante reconocer de que tipo de trasplante se habla, ya que tanto la utilidad como los resultados varían de uno a otros.

Para llevar a cabo el procedimiento, es necesario realizar un acondicionamiento, en el que usando diversos fármacos (en general quimioterapia) y/o radioterapia se destruye la médula ósea del paciente y en el caso de un trasplante alogenico, se genera un estado de inmunosupresión para evitar el rechazo de los progenitores hematopoyéticos foráneos que se infundirán al paciente.

El trasplante de progenitores hematopoyéticos se usa para tratar diversos tipos de enfermedades: Aplasia de médula osea, enfermedades hereditarias, leucemias, linfomas, e inmunodeficiencias, entre otras enfermedades. El Banco de Sangre y Tejidos de Cantabria interviene de forma directa, tanto en el proceso de obtención como de infusión, en estrecha colaboración con el Servicio de Hematología del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla.

TEJIDO ÓSEO

El tejido óseo (hueso) es actualmente el tejido que más se implanta en cuanto a cantidad en todo el mundo. Se puede trasplantar cualquier hueso del organismo, ya que las indicaciones son amplísimas, pero básicamente ser resumen en estas circunstancias:

Situaciones de pérdida de sustancia ósea: traumatismos, intervenciones de recambio de prótesis de cadera o rodilla, hernias de disco, reconstrucciones articulares, etc.

Tumores en los que es necesaria la extirpación del hueso afectado y posterior reconstrucción o sustitución de este segmento óseo.

Reconstrucción de defectos en el desarrollo óseo y articular de niños.

El tejido óseo puede obtenerse tanto de un donante fallecido, como de una persona viva. Además es posible almacenarlo hasta el momento de su utilización. Convenientemente descritos y clasificados, cuando un cirujano demanda un hueso concreto, proporciona al banco de huesos las características que debe tener y así recibe la pieza más adecuada.

Los huesos son órganos vivos. Están continuamente remodelándose, es decir destruyéndose por un lado y formándose por otro. El hueso de una persona fallecida es tan sólo una estructura mineral de soporte, sin células vivas. Pero al trasplantar este “soporte”, permitimos que a su alrededor proliferen las células óseas del receptor para formar un nuevo hueso. Así, pasado un tiempo, todo el hueso del donante llega a ser reemplazado por el nuevo hueso de receptor.

TENDONES

Los trasplantes de tejido tendinoso, en realidad incluyen los tendones, ligamentos y la fascia lata, es decir, una membrana fibrosa de gran resistencia que recubre los músculos del muslo. Este tejido se utiliza para sustituir o reforzar ligamentos de las articulaciones que están rotos o presentan lesiones parciales.

Los tendones se pueden transplantar conjuntamente con alguna parte de hueso, como el menisco y algunos ligamentos del tobillo, para dar una mayor estabilidad a la articulación. En buen número de casos estos trasplantes permiten recuperar la función articular perdida y mejorar sensiblemente al enfermo que lo recibe.

MEMBRANA AMNIÓTICA

La membrana amniótica o amnios es la membrana interna del saco embrionario y fetal. Se obtiene en el momento del parto y es utilizada en oftalmología para reconstruir y tratar lesiones de la superficie ocular, tanto en la córnea como en la conjuntiva (cámara anterior de globo ocular).

La aplicación de membrana amniótica en una lesión de la superficie ocular puede disminuir la gravedad de la lesión e incluso evitar un trasplante de córnea.

 

 

 

TEJIDO VASCULAR: VÁLVULAS, ARTERIAS Y VENAS.

Cuando una válvula cardiaca resulta dañada y esto afecta al funcionamiento del corazón, se hace necesario cambiarla. Puede ser sustituida por una prótesis metálica o una válvula biológica.

Válvulas biológicas son las que se obtienen de corazones donados que luego no se han podido trasplantar íntegros por alguna causa (edad, mala contractilidad, no adecuación donante – receptor, etc.), pero cuyas válvulas se encuentran en perfecto estado. Estas son almacenadas hasta ser reclamadas por los equipos de trasplante.

También se trasplantan los segmentos vasculares, arterias y venas de medio y gran calibre. Se realiza fundamentalmente en cirugía coronaria cuando por ejemplo una prótesis vascular sintética implantada previamente se ha infectado o en la obstrucción de las arterias o venas de las piernas. También se utilizan en los enfermos en diálisis para construir accesos vasculares, o en los trasplantes hepáticos cuando hace falta reconstruir o ampliar los vasos del donante para acoplarlos a los del receptor.