Nuestra amiga la sangre

La SANGRE es un líquido sin el que no podemos vivir las personas. También la necesitan los animales; las plantas tienen una cosa parecida que se llama "la SAVIA".

Gracias a la sangre podemos respirar y defendernos de las infecciones y si nos cortamos con algo no nos desangramos por la herida.

En la sangre hay una parte que los médicos han llamado "el PLASMA" y es como agua de color amarillo. En el plasma flotan unas cositas muy pequeñas, que no se pueden ver a simple vista: "las CéLULAS". Las células de la sangre son de varias clases. A unas se las llama "GLóBULOS ROJOS" porque se parecen a globos de ese color y como son muchos le dan el color rojo a la sangre;

a otras las han llamado "PLAQUETAS" y son las más pequeñas. Las que menos abundan son unas de color blanco, los "GLóBULOS BLANCOS".

El plasma también lleva los alimentos que hemos comido y el agua que bebemos cuando tenemos sed y las medicinas que nos dan cuando estamos enfermos y otras muchas cosas más.

La sangre llega a todas partes a través de unas tuberías muy especiales, las arterias y las venas.

Todas las células se producen continuamente, de día y de noche sin parar, dentro de los huesos, en lo que los científicos llaman la " MéDULA óSEA". Para que te hagas una idea del trabajo que tiene la médula, en un niño o niña de 10 a 12 años, cada día debe fabricar 90.000 MILLONES DE GLóBULOS ROJOS y casi tantas plaquetas!!!

Glóbulos blancos: Se producen unos pocos menos: SóLO 3.500 MILLONES CADA DíA!!!

Desde la médula, las células pasan a la sangre, donde ya están los alimentos (después de que se ha hecho la digestión) y otras muchas cosas que se han fabricado en el hígado; juntas van a todos los sitios del cuerpo.

La sangre va por las arterias y las venas a todos los lugares donde se necesita, incluso hasta los sitios más pequeños y lejanos. Es como el agua para beber que va por las tuberías que son primero muy gordas y se van haciendo cada vez más pequeñas para que al final puedan salir por los grifos de nuestras casas.

Los GLóBULOS ROJOS o hematíes ya dijimos que se parecen a globitos de color rojo pero muy pequeños (si los pusiéramos en fila india cabrían unos 150.000 en un metro) y que son los que dan color a la sangre, por ser los que más abundan: tenemos más de 4 BILLONES EN CADA LITRO DE SANGRE (1 BILLóN ES 1 MILLóN DE MILLONES)!!!

Cuando pasan por los pulmones se encargan de recoger el oxígeno del aire que respiramos y desde allí lo llevan a todos los lugares del cuerpo, desde la cabeza a los pies, pues aunque parezca mentira hasta el dedo gordo del pie necesita respirar (a su manera).

Los GLóBULOS BLANCOS: están para intentar impedir que nos pongamos malos cuando nos atacan los microbios y así defendernos de los catarros y cosas así (las infecciones); son como los ejércitos encargados de protegernos. A unos microbios los pueden destruir "comiéndoselos", mientras que intentan matar a otros, como los virus, produciendo unas substancias a las que se les ha dado un nombre muy complicado: "INMUNOGLOBULINAS"

Cuando nos hacemos una herida, las PLAQUETAS se ponen muy juntas unas con otras, ayudando a que la sangre se coagule y así evitan que se nos escape toda la sangre por la herida.

 

Como unas células son más gordas y pesan más que otras, podemos separarlas entre sí cuando están en la bolsa con la ayuda de unos aparatos que hacen que las más pesadas se vayan al fondo y que el plasma se quede por encima. Las células más pesadas son los glóbulos rojos y las menos las plaquetas.

Después de que las hemos separado, guardamos cada clase de células y el plasma en bolsas de plástico diferentes.

Los glóbulos rojos se conservan en grandes neveras a 4 grados y así pueden estar hasta 35 días, pues después se hacen un poco viejos y ya no se pueden usar.

Las plaquetas son muy frioleras y por eso para que se conserven bien hay que guardarlas entre 20-24 grados, pero incluso a esa temperatura se hacen viejas rápidamente y sólo las podemos usar 5 días como máximo.

Las substancias que contiene el plasma se conservan mejor con mucho frío, por eso estas bolsas las guardamos en congeladores, como los de casa pero mucho más grandes y fríos. Se suele guardar el plasma por lo menos a 30 grados bajo cero y así conserva sus propiedades hasta 1 año.

Hay personas que necesitan recibir sangre porque están muy enfermas o porque tienen que operarse o porque la han perdido en accidentes de coche o se han cortado con algo. Como la sangre no puede fabricarse, para que se encuentren mejor y puedan curarse, unas personas sanas y generosas les dan un poco de la suya: son los Donantes de Sangre y Plasma.

Las células y el plasma se guardan en unos bancos muy especiales son "los BANCOS de Sangre". En nuestra región el BANCO DE SANGRE DE CANTABRIA se encarga de sacar la sangre a los Donantes, analizarla y guardarla hasta que se la piden de los Hospitales o Clínicas, que son quienes se la van a poner a las personas enfermas: es lo que se llama

Quizás tu papá, tu mamá o alguno de tus hermanos la hayan donado alguna vez y saben ya estas cosas; sino, tú puedes enseñarles lo que es la sangre y lo importante que es donar. Cuando pasen unos años y seas mayor quizás tú también te hagas donante: harás feliz a muchas personas.